Carisma

ORÍGENES: En San Damián, en Asís estuvo el comienzo de la Orden de las Hermanas Pobres de Sta. Clara:

Para darse cuenta de hasta qué punto comparte Clara el ideal evangélico de Francisco, hay que ir a San Damián, y allí guardar silencio, mirar y dejar hablar a los lugares y a las cosas. (Eloi Leclerc)

"Y así, por voluntad del Señor y de nuestro beatísimo Padre Francisco, fuimos a morar junto a la Iglesia de S. Damián". (Testamento de Santa Clara)

 

SAN FRANCISCO DE ASÍS

1.181: Nace en Asís, de familia de mercaderes.

1.205: Se produce el encuentro con el leproso. El Crucifijo de la Ermita de S. Damián le habla: "vete y repara mi Iglesia"

1206: Se despoja de todo, entregándoselo a su padre, ante el Obispo de Asís: "ya sólo diré: Padre Nuestro del cielo".

1.224: En el monte Alvernia, recibe las marcas de la Pasión.

1.225: Compone el "Cántico de las Criaturas"

1.226: Muere en la Porciúncula el 3 de Octubre.

 

Carisma y mensaje:

Vivir conforme al evangelio, en Fraternidad, sin nada propio y siendo mensajero de la PAZ y el BIEN.  

SANTA CLARA DE ASÍS

1.193: Nace en el seno de una familia de la nobleza de Asís.

1.212: La noche del Domingo de Ramos, se fuga de su casa, y Francisco la recibe en Santa María de los Ángeles.

1.213: Francisco escribe una breve "Forma de Vida" para Clara y sus hermanas de S. Damián.

1.247: Clara redacta su Testamento.

1.253: El Papa Inocencio IV confirma y aprueba la Regla de Clara. Muere en S. Damián el 11 de Agosto.

1.958: El Papa Pío XII la proclama: "Patrona de la Televisión".

Carisma y mensaje:

Vivir el Evangelio en Fraternidad, imitar a Cristo pobre y dedicarse a la contemplación del misterio de Dios en soledad y silencio.

Francisco y Clara: dos nombres que jamás podrán separarse. En su tiempo encarnaron una aventura que rescató la vida según el Santo Evangelio y la pobreza radical de Cristo y de su Santísima Madre.

Santa Clara, juntamente con S. Francisco, es la iniciadora de la Orden de Hermanas Pobres, que se denominará con su nombre: "Hermanas Pobres de Santa Clara" o "Clarisas", extendiéndose por el mundo entero. Actualmente existen, aproximadamente:

En Oceanía: tres conventos;

En África: veintidós conventos;

En Asia: treinta conventos;

En América septentrional: treinta y siete conventos.

En América Latina: ciento veinticuatro conventos;

En Europa: seiscientos cuatro conventos, de los cuales doscientos diez son de España.

ORACIÓN POR LA PAZ

Señor, haz de mi un instrumento de tu paz:

donde haya odio, que yo ponga el amor;

donde haya ofensa, que yo ponga el perdón;

donde haya discordia, que yo ponga la unión;

donde haya error, que yo ponga la verdad;

donde haya duda, que yo ponga la fe;

donde haya desesperación, que yo ponga la esperanza;

donde haya tinieblas, que yo ponga la luz;

donde haya tristeza, que yo ponga la alegría.

Oh Señor, que no busque tanto:

ser consolado como consolar,

ser comprendido como comprender,

ser amado como amar.

Pues es dando como se recibe,

es olvidándose de sí como uno se encuentra consigo mismo,

es perdonando como se obtiene el perdón,

es muriendo como se resucita a la VIDA.

Amén.

¡PAZ Y BIEN!

 

ORACIÓN DE SAN FRANCISCO DE ASIS ANTE EL CRUCIFIJO DE SAN DAMIAN.

 

¡Oh Alto y Glorioso Dios!:

Ilumina las tinieblas de mi corazón;

dame fe recta,

esperanza cierta y caridad perfecta;

humildad profunda;

sentido y conocimiento de ti, Señor,

para que cumpla tu santo y veraz mandamiento, Amen.

Monasterio de Santa Clara de Zafra

Calle Sevilla, 30 

06300 ZAFRA

España

Tlf. 924.55.11.99

 

 

Santa María del Valle, titular de nuestro monasterio
Santa María del Valle, titular de nuestro monasterio
Clara de Asís, mujer nueva
Clara de Asís, mujer nueva
                 EL TIEMPO
EL TIEMPO
El abrazo de Cristo con San Francisco de Asís
El abrazo de Cristo con San Francisco de Asís

Un día San Francisco vio un cerezo y le dijo: "háblame de Dios". Y el cerezo floreció.

 

 


FRANCISCANOS OFM

¿Qué hora hay en el reloj de Dios? Para Dios no hay tiempo, Él es el "alfa y omega", el "principio y el fin" de todo.

 

ESCRITOS DE SANTA CLARA

CARTA DEL MINISTRO GENERAL